Padres Superhéroes Equilibran el Trabajo Desde Casa Con el Aprendizaje a Distancia

Les preguntamos a cinco padres cómo están balanceando el trabajar desde casa y el cuidar a sus familias

At-Home Learning: PBS SoCal and KCET, in partnership with LAUSD and in collaboration with California PBS stations, are offering broadcast programming with digital resources that adhere to California’s state curriculum. Download this week’s schedule.

Read this article in English here. 

Los padres en todo el mundo se están preparando para otra semana de trabajo en casa junto a sus hijos. El cierre nacional de las escuelas y la pérdida de ocho horas o más de cuidado infantil y de la educación proporcionada por las escuelas cinco días a la semana han hecho que la crianza de los hijos sea una tarea que dura las 24 horas, además de los trabajos de los padres, las rutinas diarias y las tareas del hogar. Los padres que están trabajando desde sus hogares ahora han tenido que agregar el reto de apoyar la educación de sus hijos y de encontrar formas de mantenerlos entretenidos, todo mientras intentan hacer sus propios trabajos.

Les preguntamos a cinco padres cómo están balanceando el trabajar desde casa y el cuidar a sus familias, y esperamos que sus historias les den a otros padres como usted algunas ideas sobre cómo afrontar los retos, estructurar sus rutinas y recordar el tomar un profundo respiro al recordar que usted no es el único que está pasando por esta experiencia.

Deje que sus hijos lideren su rutina de aprendizaje

Hay muchas sugerencias sobre cómo estructurar el día de su hijo ahora que su familia está en su hogar (el equipo educativo en PBS SoCal y KCET publican sus propias sugerencias semanalmente aquí).  Sin embargo, los padres con quienes hablamos dijeron que no creían que era necesario convertir sus hogares en escuelas y que apreciaban la flexibilidad del aprendizaje en casa para sus hijos.

Con todos sus materiales preparados a primera hora de la mañana, Sophia pasa la mañana haciendo slime. Su mamá puede vigilar a Sophia (y la brillantina y cuentas que inevitablemente se escaparán de su lugar de trabajo) mientras trabaja desde la sala. | Cortesía de TJ Sumaia

TJ Sumaia, una mamá soltera del condado de Orange, recientemente hizo la transición de trabajar a tiempo completo como analista ambiental a trabajar desde su sala con una nueva compañera de trabajo: su hija de cinco años, Sophia. Ella dice que Sophia juega y aprende junto a ella en una alfombra cubierta con varios materiales y juguetes. El día que hablamos con ella, Sophia estaba ocupada haciendo slime.

“Dejo que Sophia haga su propio horario”, dijo Sumaia. “Le doy la oportunidad de escoger qué actividades quiere hacer durante el día, ya sea hacer las hojas de trabajo de la escuela, jugar con sus muñecas o pintar.”

Sophia es hija única y está acostumbrada a entretenerse sola y a trabajar de forma independiente. A menudo, hace alguna de sus tareas elegidas por hasta tres horas. La escuela de Sophia también le dio paquetes de tareas de 50 páginas.

Nuestro colega, David Callaghan, gerente de financiamiento colectivo en PBS SoCal y KCET, es padre de dos niños de primer y en séptimo grado. Él dice que intenta agregar un poco de estructura a los horarios de sus hijos. Para él, “educación física” involucra salir a caminar o a andar en bicicleta. Recordó cómo, durante un paseo en bicicleta reciente, su hijo más pequeño dejó de pedalear, sacó un cuaderno y empezó a dibujar. Callaghan dijo que se dio cuenta de que la línea entre cada clase está un poco borrosa ahora.

“Me di cuenta de que, incluso si yo veía este tiempo al aire libre como la clase de educación física, mi hijo de repente decidió que era la clase de arte,” dijo.

Un ejemplo perfecto de un niño guiando su propio aprendizaje: En un golpe de inspiración, el hijo pequeño de David se baja de su bicicleta durante su “clase de educación física” para dibujar. | Cortesía de David Callaghan

Aprenda a hacer varias tareas a la vez

Ninguna experiencia podría haber preparado a los padres para convertirse en maestros, personas de asistencia técnica, cuidadores y quienes entretienen a los niños mientras están en cuarentena en casa e intentan ser productivos en sus trabajos.

Guadalupe Díaz, mamá de Lucero, de 14 años, ha estado trabajando desde su casa todo el año para una organización educativa sin ánimo de lucro. Durante este tiempo, se ha vuelto en toda una experta en balancear sus horas de trabajo con las actividades de su hija, aunque tener a su hija en casa también trae sus propios retos.

“Siento como que tengo que monitorearla más a menudo porque eso es lo que sus maestros estaban haciendo, pero ahora ese es mi trabajo,” dijo.

 La familia de Yaneth ahora toma caminatas diarias por el vecindario — algo que no solían hacer antes. Ella capturó un momento precioso entre sus dos hijos: Joshua le enseña a Alex qué es lo que pasa cuando sopla sobre un diente de león. | Cortesía de Yaneth Ochoa

Yaneth Ochoa, mamá de Josh, de 14 años, y de Alex, de 18 meses, dijo que está tomando un descanso de su trabajo de tiempo completo porque no puede realizar sus labores normales desde su hogar. Dijo que esto le ha permitido pasar más tiempo viendo a Alex desarrollar sus habilidades motoras y ayudando a Josh a ponerse al día con la escuela, sumergiéndose por completo en sus tareas.

Ochoa dijo que se dio cuenta de que su hijo está pasando mucho más tiempo intentando comprendiendo las tareas que cuando recibía orientación directa de sus profesores. Ella también descubrió que sentarse y planear el día con su hijo marcó una gran diferencia en su productividad e hizo que se sintiera menos nerviosa por el aprendizaje remoto, pero reconoció que los horarios no funcionan para todos los padres.

“También me siento más confiada en mi habilidad de asegurarme que hace su trabajo y que no está siendo flojo,” dijo. “Usted va a necesitar mucha más paciencia de la que había tenido”.

Establezca horarios y designe espacios de trabajo

Algunos padres han empezado a establecer un horario intencional con tres prioridades para mantenerse enfocados, mientras que otros sugirieron crear horas específicas para empezar y terminar el día de trabajo y disfrutar el resto del día con su familia.

Díaz resaltó la importancia de darse a uno mismo permiso para no ser tan productivo como solía serlo. “Sea amable consigo mismo y entienda que esta es una rutina nueva y que toma algo de tiempo ajustarse,” dijo.

Sumaia dijo que siente que su productividad en el trabajo ahora no es tan importante como su trabajo como madre, y por eso se da permiso para ajustar su horario de tal forma que le permita estar presente para Sophia.

“Si no tuviera una hija, probablemente tendría un horario más estricto como solía tenerlo en la oficina, pero como ella está aquí conmigo, tengo que ser más flexible,” dijo.

Sophia toma un descanso de sus paquetes de tareas de 50 páginas para sorprender a su mamá en su computadora. | Cortesía de TJ Sumaia

Callaghan resaltó el reto y la importancia de crear un espacio de trabajo designado en un hogar pequeño, especialmente cuando todos los miembros de la familia están intentando ser productivos. Dijo que él trabaja principalmente en la cocina mientras que su esposa trabaja en su habitación y los niños trabajan en su habitación compartida o en la sala. Mantener espacios de trabajo individuales ayudan a minimizar las distracciones y las interrupciones, pero Callaghan dijo que también se esfuerza por asegurarse de estar disponible cuando sus hijos necesitan su ayuda.

“Algunas veces tengo que dejar mis llamadas de Zoom cuando mis hijos me piden ayuda con algo,” dijo Callaghan.

También dijo que turnarse con su esposa para ayudar a los niños les es bastante útil.

Para los padres con hijos pequeños, podría ser útil crear un espacio para trabajar/jugar juntos para que alguien pueda cuidar a los pequeños. “Yo quiero que ella [Sophia] sepa que su mamá está aquí para ayudarle y que está interesada en lo que ella hace,” dijo Sumaia.

Tómese el tiempo para abordar el tema del bienestar emocional de sus hijos

Es comprensible que los padres con hijos más grandes estén preocupados por el bienestar de sus hijos durante estos momentos tan extraños. Muchos padres se están esforzando mucho en ayudar a sus hijos a pasar todos los días en casa sin poder ver a sus amigos.

Kathleen Abing, editora/productora en PBS SoCal y KCET y mamá de Patrick, de 11 años, y de Carmen, de 9 años, dijo que se dio cuenta muy al principio de que sus hijos necesitaban ayuda para navegar este cambio tan drástico en sus vidas sociales y académicas. “Tener una crisis emocional es totalmente esperado, es permitido y es normal. Mi hija se sintió muy molesta … por lo que decidí dejar mi trabajo a un lado porque ella me necesitaba,” dijo. Kathleen explicó que puede ser fácil para los padres que están trabajando desde su casa presionarse a sí mismos para estar siempre presentes y enfocados, pero también es importante desconectarse del trabajo y estar allí para sus familias.

Kathleen y su familia disfrutan pasar tiempo juntos al aire libre en su patio. | Cortesía de Kathleen Abing

Díaz dijo que el distanciamiento social ha sido especialmente difícil para su hija Lucero, quien es muy extrovertida. No tiene permitido ver a sus amigos en persona, pero ha estado comunicándose con ellos a través de mensajes de texto y video llamadas.

“Antes era mucho más estricta sobre la cantidad de tiempo que ella podía pasar hablando con sus amigos al regresar de la escuela, pero ahora sé lo importante que es su vida social para ella, por lo que he intentado hacer unos ajustes para ella,” dijo Díaz.

Para asegurarse de que Lucero esté manejando bien los cambios, Díaz dijo que se asegura de monitorear su salud mental más a menudo que antes.

Disfrute la oportunidad de estar con su familia

Uno de los mejores aspectos que podría haber surgido de este momento sin precedentes — y todos los padres parecen estar de acuerdo en esto — es que ahora las familias tienen más tiempo para estar juntas. Ahora que se han cancelado los viajes al trabajo por las mañanas y por las tardes, que no es necesario ir a dejar o a recoger a los niños a la escuela y que se han suspendido las actividades extracurriculares, las familias tienen varias horas al día para pasar tiempo juntos. Las familias ahora pueden tener comidas más largas y pueden encontrar más formas de entretenerse durante esos largos días en casa.

Callaghan dijo que disfruta pasar menos tiempo en el tráfico, ya que solía conducir a sus hijos a escuelas en dos vecindarios diferentes. Antes se preocupaba de que estaban demasiado ocupados para comer juntos, pero ahora incluso su hijo más pequeño se ha dado cuenta de todo el tiempo que están disfrutando juntos.

“La semana pasada estábamos sentados alrededor de la mesa comiendo en silencio y mi hijo más pequeño dejó de comer, vio a todos y gritó: ‘¡abrazo grupal!’” dijo Callaghan.

David Callaghan disfruta el tiempo extra que puede pasar con sus dos hijos.| Cortesía de David Callaghan

Para algunas familias, la cuarentena y el distanciamiento social significan que tienen más tiempo para explorar actividades nuevas juntos. Ochoa y su hijo mayor, Josh, participaron en clases de ejercicios en casa que fueron facilitadas por el maestro de educación física de Josh. “La semana pasada intentamos hacer un ejercicio con música hip-hop,” dijo. “Nunca habíamos hecho eso antes, y fue muy divertido.”

Díaz y Lucero recordaron cómo se divertían años antes y construyeron un fuerte en la sala para ver una película dentro de él. “Nunca pensé que me pediría que construyéramos un fuerte a los 14 años. Fue un momento muy hermoso y cálido,” nos compartió Díaz.

Pasar más tiempo en casa incluso permite que los niños más grandes tengan la oportunidad de pensar en ideas nuevas y de pensar en formas creativas para ocupar su tiempo, algunas veces incluso incluyendo a sus padres. Abing dice que ella y sus hijos están volviendo a aprender a hacer ruedas de carro para pasar más tiempo afuera.

“Vi que mis hijos estaban intentando hacer ruedas de carro, por lo que intenté hacer unas para ellos, pero terminé con un tirón muscular en la pierna, por lo que me dí cuenta de que probablemente no debería estar haciendo ruedas de carro,” dijo. “Pero fue bueno salir y pudimos pasar tiempo juntos.”

Sumaia está de acuerdo y dijo que aprecia el tiempo que puede pasar ahora con Sophia, ya que puede estar presente de una forma que su antiguo horario no lo permitía.

“Como mamá soltera, me sentía muy culpable por tener que trabajar 40 horas a la semana en una oficina … No recuerdo la última vez en que pude pasar tanto tiempo con Sophia desde que era bebé,” dijo.

Esperamos que al escuchar a otros padres que están intentando hacer lo que parecía imposible hace unas semanas, igual que usted — haciendo malabares trabajando desde su hogar junto a sus hijos — le dé la perspectiva que necesita y le haga saber que usted no está solo. También esperamos que los consejos que compartieron nuestros padres lo hayan inspirado. Y recuerde: ¡disfrute este tiempo adicional con su familia! Ustedes son realmente nuestros superhéroes.