Membership Card
Support PBS SoCal by becoming a member today.
Other Ways to Give Card
Discover all the ways you can make a difference.
Connect with Our Team Card
The Leadership, Advancement, Membership and Special Events teams are here to help.

10 formas fáciles para darle giros matemáticos a actividades familiares cotidianas

Shot of a mother and her adorable baby boy doing the laundry at home
Aburridos al lavar la ropa? Pídanles a sus hijos que los ayuden, ¡y aprovechen para dárles una divertida mini lección de matemáticas! | PeopleImages/Getty Images
¿Saben lo que el lavar ropa, hacer de comer y limpiar tiene en común además de ser quehaceres que todos tenemos que hacer? ¡Son actividades excelentes para practicar las matemáticas en casa y pueden ser muy divertidas! ¿Cómo? Para mantenerlas fáciles, solo se necesitan unos giros inteligentes aquí y allá.
Support Provided By

Read this article in English here.

¡Padres y cuidadores! ¿Sabían que mucho del aprendizaje de sus hijos ocurre en casa gracias a su ayuda? A lo mejor sus pequeños no están inscritos en la escuela todavía, pero ustedes no necesitan esperar hasta entonces para que empiecen a divertirse juntos mientras aprenden matemáticas tempranas; y si lo están, a lo mejor necesitan practicar lo que aprenden en la escuela, pero en casa. Pero no se preocupen — esto es mucho más fácil de lo que piensan. Para mantener el aprendizaje divertido y fácil, ustedes no necesitan planear más que su lista de quehaceres diarios. Para ayudarlos, juntamos una lista de formas inesperadas con las que puede integrar matemáticas en sus actividades diarias, incluyendo el lavado de ropa, la hora del almuerzo y la limpieza.

1. Construyan altas torres de ropa sucia. Involucren a sus hijos en clasificar la ropa sucia en montones de ropa oscura y clara antes de echarlos a la lavadora. Conviértanlo en un juego pidiéndole a sus hijos que compitan para ver quien puede clasificar más rápido. ¡Hay puntos extras para quien construya la torre más alta de ropa sucia! ¡Al ganador le toca tumbarla! Vean cómo el lavar ropa puede ayudar a los niños a aprender sobre agrupar y clasificar.

2. Enorgullezcan a Marie Kondo. Después de que la lavadora termine su ciclo, ¡compitan de nuevo! Pero esta vez, compitan para separar toda la ropa por tipo: camisas en un montón, calcetines y ropa interior en otro y pantalones en otro más. Luego, enséñenles a sus hijos cómo doblar su ropa correctamente — ¡es una habilidad que seguramente les servirá en el futuro!

3. A botanear. ¿Necesitan algo de comer? Tomen botanas como rebanadas de manzana, zanahorias pequeñas y galletas saladas y acomódenlas para crear formas e imágenes divertidas, como esta escena pastoral. Recuerden contar cada pieza de comida al acomodarla. ¿Quieren más? Encuentren instrucciones para hacer un sándwich muy especial que los niños pueden usar para jugar con figuras geométricas.

4. Pongan la mesa. Antes de comer, pídanles a sus hijos que les ayuden a poner la mesa, contando cuántos de cada cosa necesitan dependiendo del número de familiares que sean. Pueden decir cosas como, "Sólo tú, yo y tu abuelita vamos a comer juntos hoy. ¿Cuántos platos necesitamos?” O "Si papi y tu hermana comen con nosotros también, ¿cuántos platos y vasos necesitaremos?” Si sus pequeños apenas están aprendiendo a contar, acuérdense de corregirlos con cariño si se equivocan al contar. ¡Lo aprenderán eventualmente!

5. Preparen el picnic perfecto. Además de ser riquísimos, ¿sabían que los sándwiches son maravillosos para que los niños aprendan a reconocer patrones? Antes de salir, pídanles a sus hijos que les ayuden a preparar unos sándwiches para que se lleven. Mientras los preparan juntos, enséñenles el patrón de los ingredientes: pan, mayonesa, queso, jamón y pan, ¡una y otra vez! Si necesitan algo dulce para su picnic, ¡pueden practicar el crear patrones con unas brochetas de fruta también!

6. ¡Buenos días alegría! Se han dado cuenta que cada día de nuestras vidas sigue un patrón? El amanecer se convierte en día, el atardecer se convierte en noche, y se repite. Ayuden a sus hijos a darse cuenta del patrón notando estos momentos de cada día mientras suceden en una semana. Sus hijos pueden hacer dibujitos de cada momento de los días en una hoja — ¡el patrón saldrá eventualmente! Encuentren más ideas de cómo encontrar patrones en todas partes.

7. Perfección en pizza. Mi profesora de matemáticas tenía razón: la pizza es perfecta. ¿Por qué? ¡Vean todas esas figuras geométricas! Es un círculo grandote y quesudo cortado en triángulos (o algunas veces en cuadros, si está alimentando a un grupo grande) llenos de círculos de pepperoni, esferas de salchicha italiana, rectángulos de jamón ¡y mucho más! Ayuden a los niños a que se den cuenta de la presencia de todas esas bellas figuras geométricas y nómbrenlas juntos mientras saborean cada mordida (aunque hay que ser honestos, en un mundo perfecto, las rebanadas triangulares de pizza están llenas de triángulos de piña y rectángulos de jamón). Aprendan todo sobre las figuras geométricas aquí.

8. A guardar el mandado. Desde galletas redondas a cajas de cereal rectangulares a naranjas esféricas, rebanadas de pan cuadradas y totopos triangulares, ¡todas las cosas que compramos en el mercado están llenas de figuras geométricas! Después de llegar a la casa, pídanles a sus hijos que las nombren al verlas mientras les ayudan a guardar el mandado. Una pista: pídanles que sigan las figuras de las cosas con sus dedos, como lo hace la mamá en este video sobre figuras geométricas. Eso los ayudará a reforzar cómo es cada figura geométrica.

9. Casa limpia, casa bella. Pueden pensar que es una tarea, pero en fin, si las matemáticas pueden convertir el lavar ropa en algo divertido, ¿cómo recoger nuestras cosas no puede ser divertido también? Ayudar a los niños a familiarizarse con palabras de ubicación y posición — como arriba de, al lado de, atrás de, y más. — es clave para su éxito en la escuela y se puede hacer poniéndolos a limpiar con propósito. Acomoden canastos diferentes para sus juguetes alrededor del cuarto y, usando palabras de ubicación y posición, díganles que avienten (o solamente coloquen, en el caso de juguetes más frágiles) los juguetes que van en cada uno. Por ejemplo, pueden decir, "Avienta este carrito de juguete para que caiga en el canasta que está atrás de la mesita de centro," "Este conejito de peluche va en el canasta al lado de tu silla. ¿Puedes hacer que caiga ahí?" o "¿En qué canasta va este Lego? Dime usando las palabras de las que acabamos de platicar." Encuentren más ideas sobre qué palabras usar y qué decir con este video.

10. Bailen esta cumbia. Ok, esta no es una actividad cotidiana, ¡pero debería ser! Basándose en esta actividad de ruleta, creen sus propios bailes al tocar su música favorita y hacer los pasos de baile que toquen en la ruleta. También pueden usar la ruleta para decidir qué pasos les gustan más y eventualmente crear un divertido patrón con ellos.

Recuerden que ustedes saben más de lo que piensan y son excelentes maestros de sus pequeños. ¡Hasta poquitas matemáticas al día hacen la diferencia!

Support Provided By