3 maneras de jugar con las matemáticas

Esta semana nos enfocamos en tres maneras divertidas para jugar con las matemáticas.

At-Home Learning es un recurso de educación temprana (para edades de entre 2 a 8 años) que ofrece actividades de aprendizaje en casa, guías y asesoramiento de expertos a familias, educadores y miembros de la comunidad.


Read this article in English here.

¡Esta semana nos enfocamos en maneras divertidas para jugar con las matemáticas! Hemos reunido un conjunto de actividades que permitirán que los niños practiquen habilidades matemáticas como sumar, medir y estimar usando cosas que probablemente ya tiene en casa. También brindamos algunos consejos sobre cómo adaptar las actividades para niños de diferentes edades.

Matemáticas con globos de agua

Una canasta llena de globos de agua de muchos colores.
Una canasta llena de globos de agua. |Flickr/eflon/Creative Commons (CC BY 2.0)

Refrésquese afuera con un divertido juego matemático con globos de agua de No Time for Flash Cards. Este juego permite que los niños practiquen sumar por medio de una experiencia de aprendizaje activa al aire libre.

Esto es lo que necesitará: Globos llenos de agua, marcador permanente, tarjetas con números (serán los blancos para los globos), aros de hula-hula y una canasta o cubeta grande para llevar y guardar sus globos.

Cree de cuatro a cinco blancos con números escribiendo números en pedazos de papel o en varios pizarrones blancos pequeños. Si quiere volver a usar sus blancos de papel, puede ponerlos dentro de protectores de hojas o puede laminarlos para que se sequen fácilmente. Recuerde que todas las ecuaciones matemáticas en los globos de agua deben tener como resultado uno de los números en sus blancos, así que use números más pequeños para los niños que acaban de empezar a sumar.

Después de llenar sus globos con agua, escriba las ecuaciones en los globos usando un marcador permanente. Asegúrese de que cada ecuación coincida con uno de los blancos de papel. Para los niños pequeños que apenas están empezando a aprender matemáticas, podría escribir los mismos números en los blancos y en los globos en lugar de hacer que completen las ecuaciones.

Coloque los blancos en un espacio libre en su jardín o en el parque. Puede colocar los blancos dentro de aros de hula-hula si tiene algunos.  A lo mejor necesita algo como una roca para darle peso a sus blancos y evitar que salgan volando.

¡Ahora es momento de jugar! Recoja uno de los globos y lea la ecuación (o el número) y encuentre la respuesta en uno de los blancos. Tire su globo y vea cómo explota al golpear su objetivo. Tenga papel a la mano si los niños quieren averigüar la respuesta escribiendo o dibujando la solución. Los hermanos más grandes pueden ayudar a llevar la puntuación, haciendo que los valores más altos de los blancos valgan más puntos. ¡Probablemente deberíamos advertirle que este juego podría convertirse en una guerra de globos de agua!

Y si es así, ¡nos encantaría ver fotos! Envíe sus fotos a education@pmgsocal.org.

Recomendado para edades de 3 a 8 años
Nivel de ayuda: Ayuda de un padre, abuelo o hermano mayor

Haga un termómetro con una botella

Un termómetro exterior muestra la temperatura de la tarde el 20 de Agosto del 2016 en zonas de recreación de Kernville, California.
Un termómetro exterior muestra la temperatura de la tarde el 20 de Agosto del 2016 en zonas de recreación de Kernville, California. | Flickr/U.S. Department of Agriculture/Public Domain

Los días soleados y el calor del verano ya están aquí, así que es el momento perfecto para aprender sobre la temperatura. Los meteorólogos usan herramientas especiales para revisar la temperatura afuera y hacer predicciones sobre la temperatura en los días o semanas próximos. Así es como sabemos si necesitamos ponernos más protector solar durante el día o si debemos llevar un suéter ligero al salir por la noche. En esta actividad de PBS KIDS for Parents, usted puede construir su propio termómetro para medir la temperatura de afuera. Los niños pueden aprender cómo varía la temperatura a las diferentes horas del día cuando la ven en su termómetro.

Esto es lo que necesitará: una botella de soda vacía, agua, alcohol etílico, colorante para alimentos, un popote transparente, plastilina y marcadores permanentes.

Empiece teniendo una conversación sobre el clima. ¿Cómo aprende su familia sobre el clima?  Hable sobre si escucha algo sobre él en la radio, en la televisión o por medio de aplicaciones en sus teléfonos. ¿Puede decir cómo es el clima si mira por la ventana o si saca la cabeza por la puerta?  ¿Cómo ayuda el clima a decidir qué ropa ponerse?

¡Ahora construya su termómetro! Vierta el agua y el alcohol en la botella y agregue unas gotas de colorante para alimentos.  Mézclelo todo dándole vueltas suavemente a la botella.  Ponga el popote en el líquido en la botella, pero no la empuje hasta el fondo de la botella. Use plastilina para asegurar el popote a la parte superior de la botella. Si no tiene plastilina, también puede usar cinta.

Ponga el termómetro en el sol y espere hasta que vea que el líquido empieza a subir por el popote.  Marque la parte de afuera de la botella con una línea. Ayude a su hijo a tomar nota de la hora y la fecha de la observación. Regrese a su termómetro en la noche y revise la temperatura otra vez.  Haga una segunda marca en la botella con la fecha y hora. Compare las dos marcas.  ¿Cuál está más alta y por qué? ¿Qué le dice el nivel de líquido en el popote sobre la temperatura de afuera?

Deje su termómetro afuera por algunos días y marque la temperatura dos veces al día, en la mañana y en la noche.  ¿Qué nota sobre los cambios de temperatura a lo largo del día? ¿En qué día se registró la temperatura más alta? ¿Cuál fue el día más frío?

El termómetro en botella es solamente una forma de medir la temperatura de afuera. Hable sobre otras formas con las cuales pueden medir la temperatura adentro de su hogar usando un termostato o termómetro adentro del refrigerador. ¿Y la temperatura corporal cómo se mide?

Recomendado para edades de 4 a 7 años
Nivel de ayuda: Ayuda de un hermano mayor, padre o abuelo

Pesando y estimando con una balanza casera hecha de Legos

Bloques de Lego y Duplo.
Bloques de Lego y Duplo. | Wikimedia Commons/de:Benutzer:Priwo/Public Domain

Comparar el peso de los juguetes y objetos del hogar puede ser una buena forma de presentar el concepto de la medición no estándar, que es cuando se mide el peso, altura o largo de los objetos usando otros objetos en lugar de balanzas o reglas tradicionales. En esta actividad de Frugal Fun For Boys and Girls, usted creará una balanza de Legos usando un gancho y estambre para comparar los pesos de objetos con el peso de los Legos. Esta también es una buena forma de practicar estimaciones porque los niños pueden hacer predicciones sobre cuántos Legos creen que serán iguales al peso de un objeto. Mientras más mediciones tomen, más exactas serán sus estimaciones.

Esto es lo que necesitará: Papel para tomar nota de sus estimaciones, Legos de diferentes tamaños, un gancho de plástico o metal, cuerda o estambre y una variedad de objetos como juguetes, lápices, zapatos o botecitos de especias.

Haga su tabla de estimaciones:  Cree tres columnas. La primera columna será para el nombre del objeto, la segunda columna será para su estimación y la tercera columna será para el número real de Legos que se necesitaron para equilibrar la balanza.

Cuelgue el gancho en la perilla de una puerta y ate dos pedazos de cuerda en cada extremo del gancho. En una cuerda, ate su primer objeto, luego registre su estimación en la tabla. En el otro lado del gancho, ate los Legos a la cuerda y siga agregando Legos hasta que la balanza esté balanceada. Es posible que necesite agregar un Lego que tenga un agujero para poder amarrar la cuerda a su alrededor. Si no tiene uno de esos bloques, puede simplemente atar la cuerda o estambre alrededor de todos los Legos. Registre en su tabla el número de Legos que se necesitaron para equilibrar la balanza.

Haga preguntas mientras juegan. Después de hacer su estimación inicial, ¿a qué lado se inclinó la balanza?  Explíquele a su hijo que el lado a donde se incline la balanza es el lado más pesado. Para equilibrar la balanza y hacer que ambos lados pesen lo mismo, tiene que seguir agregando (¡o quitando!) Legos. Haga que sea un poco más difícil usando diferentes tamaños de Legos. Por ejemplo, es posible que solo necesite agregar uno o dos bloques pequeños porque uno grande haría que fuera muy pesado.

Después, comience una discusión sobre el hacer mediciones no estándares. ¿Fue más fácil adivinar el “peso en Legos” de los objetos después de hacer varias estimaciones? ¿Qué estrategias usó para asegurarse de que la balanza estuviera balanceada?  ¿Qué objeto pesó más y cuántos Legos tomó balancear la balanza? ¿Cuál fue el objeto más ligero?

Recomendado para edades de 5 a 7 años
Nivel de ayuda: Ayuda de un hermano mayor, o independiente